mercoledì 26 febbraio 2020
  • 0
NEWS 13 febbraio 2020    di Raffaella Frullone
Atea , feminista y lesbiana: “Cristo me liberó”

Publicamos un artículo en español De la edición N.189 de Il Timone.

“En primer lugar, me gustaría agradecer a los miembros de los cocainomaníacos anónimos, los alcohólicos anónimos, los adictos emocionales anónimos, los sexuales anónimos, los comedores compulsivos anónimos”. Sí, las gracias que abren el libro ‘J’était incapable d’aimer’ (No pude amar), publicado para las ediciones de Artege en Francia, son un golpe en el estómago, porque en pocas líneas dan la idea de lo que ha pasado el protagonista y autora de estas páginas, Brigitte Bédard. Ella agrega inmediatamente después: «Sin ti, nunca hubiera conocido los Doce Pasos de recuperación que me llevaron, después de diez años de intensos encuentros y un abismo espiritual y emocional de lo más terrible, a poner a Dios en el centro de mi vida. ¡Gracias por amarme como soy!”.

Los sustitutos

Brigitte Bédard es una periodista de radio canadiense, hoy en día una feliz novia y madre de cinco hijos. En su libro, anota en papel lo que tuvo que pasar para llegar a su vida actual. Tenía once años cuando su vida, hasta ese momento la vida ordinaria de una niña, hizo su primer punto de inflexión, con el primer cigarrillo. Puede parecer una cosa pequeña, pero Brigitte lo cuenta como el primer paso hacia las drogas, primero las llamadas “drogas ligeras”, a los doce años de edad, luego hasta la cocaína. Un descenso hacia la drogadicción acompañado del caos de las relaciones. Tenía solo 13 años cuando tuvo su primera experiencia sexual, un verdadero acoso, el comienzo de un abismo. Desplazándose a través de las páginas hay nombres, circunstancias, encuentros, pasiones y laceraciones, tantos para dejarnos aturdidos. Con solo 21 años ya tenía un matrimonio fallido detrás de ella. Hoy, contactada por teléfono para una entrevista, dice: “Vivimos en una sociedad que mezcla amor y sexualidad. Estaba buscando amor, estaba buscando desesperadamente amor, pero me engañé para encontrarlo a través de la sexualidad; cuando me entregaba, yo pensaba que el amor vendría y que con el tiempo sería amada. En realidad no sabía nada sobre el amor. Estaba contenta, en cierto modo, con las migajas. Cuando una persona tiene hambre, sed de amor y no conoce a Dios, se le hace pensar sinceramente que otra persona llenará este vacío, esta necesidad de amor, pero no es así. Esta es una forma de ignorancia”. Sin embargo, Brigitte ha vivido mucho tiempo en esta forma de ignorancia. Todavía escribe: “En cada cita me decía:” ¿Y si él es el hombre de mi vida? ” Y empezaba de nuevo. Y en todo esto me definía como feminista”.

Coming Out

Tenía tanta sed de amor que, después de haberse acercado desesperadamente a un hombre, comenzó a salir con mujeres. “Todas mis amigas, excepto quizás una o dos, eran lesbianas me dijeron que en consecuencia yo también lo era”, dijo Brigitte en su libro. “Un día, sin ninguna advertencia y sin ninguna reflexión previa o meditación, sin esperar nada, me encontré sentada en una mesa de bar, una mujer se sentó a mi lado. Me atravesó un impulso sexual muy poderoso, nunca había sentido un deseo así en mi vida, ni siquiera por un hombre. Esa mujer se convirtió en mi amante. Después de ella, hubo otra, y otra más, y una serie…”. Bédard continúa: “Creo que en ese momento, después de ocho años siendo lesbiana, todos estaban de acuerdo en que yo sí lo era. El viaje fue largo, arduo, pero lo había logrado. Entonces, ¿qué necesitaba para darme cuenta? ¿Qué me faltaba para convencerme definitivamente de que era homosexual, que tenía que “aceptar” y vivir como decían mis amigas y el terapeuta al que iba cada semana? Mis padres no tenían nada que decir. Bueno, ni siquiera necesitaba hacer Coming Out. Siempre le había tenido miedo, porque revelarlo a mi familia era como suicidarse simbólicamente. Significaba dejar de hacerme preguntas, era como poner un término definitivo e irrevocable a mi examen de conciencia, a mi búsqueda de identidad, a mis preguntas existenciales”.

Monasterio

Por un lado, Brigitte parece estar hundiéndose, por el otro, acepta cada mano extendida, en un intento de no perderse para siempre. Acude a todos los grupos dedicados para salir de las adicciones en las que está atrapada, según el modelo de las 12 etapas, nacido con la realidad de los alcohólicos anónimos. Pero en algún momento, a pesar de los altibajos, se derrumba, hasta el punto de sentirse mal durante una de las reuniones a las que asistió. En ese momento, otro miembro del grupo se acerca a ella y le dice que lo que se está perdiendo son dos etapas fundamentales del viaje, las que incluyen una relación auténtica y personal con Dios. Le propone que pase un tiempo en un monasterio y ir a hablar con un monje. La mujer acepta, solo por desesperación.

“Sentía un gran resentimiento hacia la Iglesia”, escribe en el libro. «Dios para mí era un tipo de energía. Un poco de vida, un poco de amor, algo entre los dos, un pensamiento de esperanza. Pero al mismo tiempo pensaba en las guerras y los cataclismos y me redescubrí como atea, dije: “Si Dios existe, no puede permitir esto”. Pero Dios, en sus formas misteriosas, solo la estaba esperando en la Abadía de San Benedetto del Lago, en Quebec. En el silencio de unos días en el monasterio, Brigitte pone en blanco y negro la historia de su vida y todos los encuentros, hombres y mujeres, en los que había buscado dolorosamente el amor, preguntas sobre su identidad, sus heridas. El resultado es una escritura de cuarenta páginas con la cual va a hablar con un monje. La suya es una especie de confesión y dura tres días, mañana y tarde, mañana y tarde y luego otra vez mañana y tarde. Su pasión.

Lágrimas y vida

Brigitte habla sobre sus experiencias sexuales, las cuenta todas, una tras otra, el monje no dice nada, esta al otro lado de la mesa, en silencio, y escucha. Luego arroja su odio hacia la Iglesia, cita la inquisición, acusa al monje de estar confabulando con el mal en la Iglesia, le grita: él escucha y calla. “Sentí que me escuchaban por primera vez en mi vida. En la intensidad de esa mirada, en esa compasión, realmente estaba la mirada de Jesús sobre mí. No me habló de Jesús ni una vez, pero en él estaba Jesús y yo todavía no lo sabía “, escribe Brigitte. Al final de los tres días de pasión, el monje solo dice: “¡Brigitte, si supieras el don de Dios!”. De las palabras a las lágrimas, de la oscuridad a la luz, de la distancia a la fe. La conversión de Brigitte fue tan dolorosa pero deslumbrante. Como si de repente todas las piezas del rompecabezas se hubieran reunido y finalmente su deseo de amar hubiera encontrado la única respuesta verdadera. “Cristo me liberó”, es de hecho el subtítulo de su libro. El viaje aún será largo y arduo, pero escribe: “Por primera vez en mi vida ya no estaba confundida. Estaba segura de una cosa: Dios era Jesús y estaba vivo”.

“Hoy, después de trece años de matrimonio y un casto compromiso”, Brigitte nos dice: “Vivo la sexualidad en mi carne y alma como el regalo sacramental que Dios, nuestro Padre, me ha dado para unirme con mi esposo, no solo en la carne, pero también en la dimensión sobrenatural. La sexualidad se da para vivir una comunión. Y es solo en el tiempo, en la duración, en el “para siempre” que la confianza y la libertad realmente pueden prosperar entre los cónyuges”.

Además de su trabajo como periodista, además de ser esposa y madre, Brigitte, que ahora tiene cincuenta años, testifica cómo Dios ha trabajado en su vida, cómo la ha transformado. “Lo que más me ha tocado son las mujeres, como yo, que se han perdido en la ideología del feminismo y han entendido en su piel que eso no conduce a nada. Mujeres que ahora saben que la Iglesia Católica no es perfecta, pero también que en sus vidas tenían cosas que cambiar. Todos tenemos que caminar con Jesús, el único que realmente cura el corazón de las mujeres heridas … si dejamos que lo haga “.


Potrebbe interessarti anche

 

Acquista il timone

 

Acquista la versione cartacea

Riceverai direttamente a casa tua il mensile di formazione e informazione apologetica, fede e ragione per non perdere la rotta

Acquista la versione digitale.

Se desideri leggere Il Timone direttamente dal tuo PC, da tablet o da smartphone. Articoli brevi e di facile lettura, per conoscere la verità dei fatti e capire la realtà.

 

Resta sempre aggiornato, scarica la nostra App: